Bajo el agua

La Antártida podría esconder la clave del aumento del nivel del mar que predicen los expertos como una de las consecuencias más preocupantes del cambio climático. Una investigación recién publicada en la revistaNaturerevela que las predicciones realizadas por el panel científico de Naciones Unidas (IPCC) podrían haberse quedado muy cortas.

El trabajo realizado por investigadores de las Universidades de Massachusetts en Amherst y de Penn State (EEUU) ha incluido por primera vez en los modelos climáticos los efectos del deshielo superficial y en el lecho marino de la Antártida y las conclusiones indican quesi no se frenan las emisiones de gases de efecto invernadero, el mar podría aumentar en algunas costas hasta 1,5 metros antes de final de siglo, más del doble de lo previsto por el IPCC.

Los autores han incluido en los modelos información sobre procesos de deshielo que no se habían contemplado con anterioridad, como el papel de la fusión del hielo superficial en la ruptura de las plataformas de hielo sobre el mar o el colapso de los acantilados helados, y detallan en su trabajo cómo la Antártida tiene el potencial por sí misma de aumentar el nivel del mar más de un metro antes del año 2100. Eso dejaría bajo el agua grandes ciudades como Shanghai, Miami, Nueva York o Amsterdam.

 

De hecho, otro trabajo publicado hace pocas semanas enNature Climate Changeponía de manifiesto el riesgo que se cierne sobre algunas de las ciudades más importantes de Florida, California o Nueva York, donde más de 13 millones de personas tendrán que ser evacuadas antes de 2100 a consecuencia del aumento del nivel del mar, según los autores de la Universidad de Georgia (EEUU).

La temperatura de los polos en los últimos millones de añosha sido en ocasiones ligeramente más alta que la actual. Pero el nivel del mar en esos momentos ha estado, en cambio, muy por encima de los niveles de hoy en día, llegando a ser entre 6 y 9 metros más elevado durante el último periodo interglacial -hace unos 120.000 años- y probablemente más elevado aún durante el Plioceno, hace unos tres millones de años. Y en ambos casos la Antártida ha tenido un papel principal en la subida de los mares. De hecho, ha sido el principal contribuyente al incremento.

E autor y catedrático de la Universidad de Massachusetts en Amherst, Robert DeConto dijo “En ese caso el calentamiento atmosféricose convertirá en el motor de la pérdida de hielo, pero el continuado aumento de la temperatura del océano retrasará la recuperación de esos hielos perpetuos y del actual nivel del mar durante miles de años”.